El malestar de la globalización

De Joseph Stiglitz.

Qué hemos aprendido de la globalización hasta ahora?

La globalización actual no funciona. Para muchos de los pobres de la Tierra no está funcionando. Para buena parte del medio ambiente no funciona. Para la estabilidad de la economía global no funciona

En esta primera versión, la obra de Stiglitz se centraba en las disfuncionalidades que la globalización tenia para los países en desarrollo y en la creciente desigualdad que estaba generando. Su planteamiento enfatizaba la necesidad de conciliar el mercado con el papel regulador del Estado y con unas redefinidas instituciones internacionales como el FMI, el Banco Mundial y la OMC.

Ya entonces consideraba que frente al malestar de la globalización:

….cualquiera que sea el estado de desarrollo político y económico de un país, los gobiernos marcan la diferencia

Su tesis es que necesitamos instituciones internacionales que señalen las reglas: pero necesitamos que lo hagan pensando en interés general.

El cambio más fundamental requerido para la globalización funcione como debería ha de producirse en la gobernanza

Ello supone que los EEUU renuncien a su derecho de veto en el FMI y que los derechos de voto se distribuyan de forma más equitativa en el Banco Mundial, el FMI y la OMC.

La reforma necesária del sistema financiero

El mérito principal de Stiglitz es la claridad con la que formula sus propuestas para la reforma del sistema financiero internacional y de las organizaciones económicas internacionales:

  • Reconocimiento de los peligros asociados a la excesiva liberalización de los mercados de capitales y especialmente de los movimientos de capitales a corto plazo.
  • Reformar el sistema de moratoria y quiebras de los estados deudores.
  • Evitar los grandes rescates.
  • Homogenizar el control bancario internacional.
  • Mejor gestión del riesgo.
  • Mejorar las redes de protección social.
  • La respuesta a la crisis no es una política de contracción del gasto sino, en general, una política expansiva.

No podemos parar el proceso de globalización; pero si podemos cambiar el malestar que genera, cambiando el modo como la gobernamos. Las reformas planteadas por Stiglitz obligan a superar el “fundamentalismo del mercado”:

Si la globalización sigue siendo conducida como hasta ahora, si continuamos sin aprender de nuestros errores, la globalización no solo fracasará en el fomento de desarrollo, sino que seguirá generando pobreza e inestabilidad.  Si no se producen reformas, la reacción que ya ha comenzado se extenderá y el malestar ante la globalización aumentará

La revisión tras la crisis de 2008

Despues de 2008, Stiglitz realizó una importante revisión de su obra al constatar que, siendo cierto que las normas de la economía mundial se dictaban en los países desarrollados, también lo es que no se dictan en interés de EEUU, la UE o Japón sino en intereses concretos empresariales y sobre todo financieros, radicados en el interior de esos países.

Mercados más amplios y unos costes más bajos significaban más beneficios

Firmemente convencido de que es necesario una legalidad internacional y organismos de regulación a nivel mundial, Stiglitz reconoce que el daño derivado de la mala gestión de la globalización y de la falta de reglas validas no ha afectado tan sólo a los países en desarrollo, sino que ha perjudicado gravemente a las clases medias y bajas de los países desarrollados.

Esa situación se produce cuando la crisis de 2008 ha golpeado el mundo y puesto en cuestión la validez de políticas generalmente seguidas: “El consenso de Washington” basado en la privatización, la desregulación, la liberalización y la lucha contra la inflación, fue contestado por el “Consenso de Estocolmo” basado en la consecución de un desarrollo incluyente, que modere las desigualdades, promueva un desarrollo medioambiental sostenible y logre un equilibrio entre la sociedad, el Estado y el mercado.

Uno de los aspectos que más destacan en la conclusión de la edición de 2017 es el énfasis puesto en el dato que 5 empresas de los EEUU dominan en todo el mundo, excepto China. El sector digital está dominado por: Apple, Google, Facebook, Amazon y Microsoft (ed. 2017 pág 433).

En numerosos sectores económicos una sola empresa domina el mercado. Hemos entrado en “la era de los ganadores absolutos”. El resultado no es un mercado muy eficiente, sino un mercado muy poco competitivo.

La Cara y la cruz de la globalización 

Al hacer una valoración de la globalización no se puede ignorar que ha contribuido a impulsar el crecimiento económico sostenido más intenso y rápido de la historia. Stiglitz considera que un elemento central en ese proceso es la extensa aceptación del “Principio de legalidad” (pág. 15). En el ámbito estatal e internacional.

Sin embargo la cara amarga de la globalización ha sido el enorme aumento de la desigualdad en el seno de las comunidades y la profunda debilitación de muchas comunidades en su conjunto. Entendemos que su crítica más potente a la globalización se basa en que ha concentrado la riqueza y aumentado las desigualdades a un ritmo incluso mayor que el impulso al crecimiento económico.

Paralelamente Stiglitz piensa que la globalización  es inevitable y que el problema está en la manera como hemos gestionado la globalización.

Una distinta globalización es posible cambiando la gobernanza mundial, una gobernanza que, hasta ahora esta basada en el poder de muy pocos países y, sobre todo, de solo un pequeño sector de esos países, un sector que ha impuesto el paradigma de la desregulación como una verdad aplicable en todo momento e independientemente de las diferencias de sectores, culturas, desarrollo social o económico.

Ha sido la desregulación en el sector financiero la causa primera de la crisis de 2008 y crece el consenso en cuanto a la necesidad de reglas de gobierno económico definidas en organismos internacionales.

 Sin embargo los creados después de la II Guerra Mundial y en especial el FMI, el BM y la OMC presentan problemas en su organización y en el reconocimiento de los cambios ocurridos desde entonces.

Tampoco el G-7 puede ser la solución y por eso nació el G-20 incorporando a China, Rusia, Turquía, Arabia Saudí, Argentina y otros 8 países emergentes.

Posibles escenarios de la globalización a escala mundial

Stiglitz plantea tres posibles escenarios a escala mundial.

  • Continuar con el proceso de globalización sin reformas para llegar, en su opinión, a concluir que la globalización así concebida no es sostenible.
  • La reacción más fácil y que va tomando cuerpo y fuerza es “el nuevo proteccionismo”, un camino basado en la nostalgia de lo viejo.
  • La tercera posibilidad es gestionar mejor las consecuencias negativas de la globalización y reescribir las reglas en que se basa para hacerlas más justas.

Tenemos problemas viejos con nuevos protagonistas

Los “nuevos descontentos” que muestran el malestar que les produce este modelo de globalización, viven en países desarrollados. Son básicamente sus clases medias y trabajadoras que han llevado al poder a Trump; pero también a  Johnson, a Bolsonaro y que aumentan su voto a Le Pen y a Wilders, entre otros.

¿Cuál es el origen de esos nuevos descontentos?

Es claramente el mal funcionamiento del sistema, la desregulación de los mercados financieros y en especial de capitales a corto plazo. “El cortoplacismo” (pág. 79) empuja a pensar en lo inmediato y no en los efectos indirectos o a largo plazo, de las decisiones que se adoptan.

Los nuevos paraisos fiscales legales

Un segundo elemento que Stiglitz incorpora en su edición de 2017 es el aumento de las posibilidades de evasión fiscal que la globalización permite. Su análisis no se centra en paraísos fiscales tradicionales sino en Delaware, Nevada, Londres, Irlanda o Luxemburgo, áreas en las que se ofrecen posibilidades equivalentes a las de un paraíso fiscal.

El tercer elemento importante es el modo como se regula la propiedad intelectual bajo las normas de OMPI. Es cuestionable si en un mundo con tan intenso y rápido cambio tecnológico, la propiedad intelectual debe mantenerse de forma absoluta durante tanto tiempo o si debemos reconocer su función social haciéndolo patrimonio de la comunidad científica sin que ello suponga la privación de derechos al creador de la nueva tecnología.

Finalmente Stiglitz plantea la necesidad de buscar una solución globalmente aceptable a la inmigración  probablemente inevitable en muchas ocasiones; pero no por ello exenta de problemas.

Y también tenemos problemas nuevos

La época de gloria de la producción industrial ha terminado:

“El empleo industrial está en declive en todo el mundo, señal de que hemos logrado aumentar la productividad a más velocidad que la demanda”.

La respuesta por la vía de guerras comerciales y el nuevo proteccionismo asegura una situación en la que todos pierden. Stiglitz sugiere una respuesta diferente bajo un título sin duda sugerente:

“Programa para una globalización equitativa y una prosperidad compartida”

Página 120

A la hora de concretar su propuesta Stiglitz no duda en señalar que:

“A escala mundial el motivo por el que la globalización no funciona es la gobernanza”

“Vivimos en un mundo en el que los países son muy interdependientes…(en el que)… a pesar de nuestra interdependencia no existe un gobierno mundial que garantice la justicia y la eficacia”

“Tenemos un sistema de gobernanza mundial sin gobierno”

Páginas 122 y 123

La desigualdad generada por la globalización y la consiguiente concentración de la riqueza se ha agravado por la “estructura aislada de la gobernanza internacional”

Su conclusión es que el malfuncionamiento de la globalización no es causado por la economía, sino por la política.

Propuestas para una globalización inclusiva

  • La globalización no es un fin en sí misma, debe ser un medio para elevar el nivel de vida de la gente de todos los paisas del mundo.
  • Se necesitan reglas de ámbito mundial cuando hay externalidades transfronterizas.
  • La actuación a escala mundial es cada vez más importante. La seguridad, el medio ambiente, la sanidad o el conocimiento solo pueden abordarse a nivel mundial. 
  • La gobernanza es clave para garantizar una globalización ordenada y justa
  • Los mercados necesitan regulación del Estado y la sociedad civil. El fundamentalismo del mercado conduce a la desregulación y a la crisis.
  • Las economías grandes son distintas de las pequeñas.
  • No se puede aplicar la misma política a países desarrollados y a países en desarrollo.
  • Cualquier cambio en las reglas del juego produce ganadores y perdedores. Algunas personas pueden necesitar ayuda para superar el choc producido por la globalización.
  • La globalización tiene efectos que van más allá de la economía y que impactan en la sociedad y en la cultura. Hay que respetar las opciones a favor de la propia cultura.
  • No podemos dar por sentado que el mercado es siempre competitivo en especial cuando aparecen gigantes empresariales que dominan todo un sector de la economía. Es el caso de Microsoft o Google.
  • Todas estas ideas requieren una gobernanza eficaz, porque la economía y la política no se pueden separar.

El buen gobierno tiene que basarse en unos cuantos principios sencillos de representatividad, legitimidad, transparencia y responsabilidad que fundamenten un principio de legalidad internacional

Pág. 126

Nuevos retos para el S.XXI

El siglo XIX fue el siglo de la consolidación de los Estados y del Imperialismo. El siglo XX el siglo del enfrentamiento de bloques, el siglo XXI puede ser el siglo de las ciudades y del establecimiento de un más eficaz gobernanza municipal.

La necesidad existe y las tendencias en esa dirección son fuertes, sin embargo el futuro nunca está escrito de antemano. No debemos descartar un conflicto de la mano de la creciente desigualdad, del populismo de izquierda o de derecha o del nacionalismo.

Ensanchar el camino de la esperanza y lidiar con ese malestar globalizador, que ahora parece inevitable es tarea de todos y de todos los días.

Jean Valjean

Agosto 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Barcelona Districte Federal +info...
Finalidad Gestionar i moderar els teus comentaris. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.