VIII-Repensar la Barcelona global

La mejor forma de predecir el futuro es crearlo

Peter Drucker

El futuro no está escrito

Este trabajo no pretende ser un completo catálogo de potencialidades, capacidades y necesidades de la ciudad “real” Barcelona que es, en opinión compartida por todos los expertos y declarada por todos los políticos, la Barcelona Metropolitana.

Las Asociaciones, personas y entidades que han colaborado en múltiples reuniones sectoriales o globales y que han prestado su colaboración para su ejecución y redacción han pretendido únicamente llamar la atención sobre un nivel administrativo, el metropolitano, que ha sido el gran olvidado en el conjunto de España y, como hemos visto, el menos conocido y peor tratado en Catalunya. Esta situación llama poderosamente la atención en un mundo global que se configura cada vez más como una red de megaciudades que generan innovación, ideas, proyectos y se convierten de ese modo en camino al futuro.

Un futuro que ciertamente no está escrito. No lo está para nadie. Tampoco para nosotros.

Barcelona no siempre ha sido una sociedad rica

No siempre hemos sido un territorio rico, comparándolo con otros territorios o sociedades de nuestro entorno, hemos alternado períodos de prosperidad con otros de decadencia. No podemos considerar evidente e incuestionable que nuestra relativa riqueza actual vaya a conservarse eternamente. Sabemos que una buena gobernanza es condición necesaria para seguir la senda del éxito, pero sabemos también que un déficit en esa gobernanza puede suponer la decadencia económica y un desastre social.

Perdimos, contra todo pronóstico la nueva sede del EMA, hemos pasado del puesto 8 al 15 en el índice de evaluación de ciudades, leemos continuamente en la prensa local que han bajado las pernoctaciones hoteleras en Cataluña o el volumen de negocio en la restauración. Son señales de alerta y muy probablemente todas esas señales juntas marcan una tendencia; pero consideramos que esa tendencia puede revertirse y que Barcelona es al mismo tiempo esa la metrópolis global puede volver a convertirse un proyecto de futuro ilusionante.

No lo conseguiremos tener un futuro mejor para Barcelona sin mejorar nuestra gobernanza.

Las claves del exito son:

  • Reforzar la Administración del AMB
  • Velar por la cooperación a todas las Administraciones con competencias inevitablemente compartidas
  • Una mayor participación ciudadana.
  • Un sistema de tolerancia cero con la corrupción
  • Mayor transparencia
  • Más recursos aplicados a políticas de igualdad y solidaridad social.

El objetivo es mejorar la calidad de nuestra democracia y tener más seguridad jurídica.

¿Qué futuro queremos construir?

Precisamente porque no está escrito tenemos la posibilidad y la responsabilidad de decidir qué futuro queremos construir para la Barcelona “real”, para los ciudadanos “reales” que la habitan, que viven en el espacio metropolitano de Barcelona.

Y seguramente porque vivimos en libertad y en un sistema democrático, ese proyecto de futuro no será único ni compartido por todos.

Es legítimo plantearse Metrópolis Barcelona como un ariete contra un Estado, del mismo modo que es legítimo planteársela como una palanca para construir un Estado alternativo, pero en nuestra opinión esos proyectos conciben Barcelona como un instrumento.

Es posible que los proyectos nacionalistas sobre Barcelona sean legítimos, pero tiene un coste en el presente y uno mucho más importante en términos de coste de oportunidad para el futuro.

Este trabajo se ha hecho con otro propósito, con otro plan para el futuro de Metrópolis Barcelona, en el que la aspiración a vivir razonablemente feliz sea algo más que una quimera y en el que hacer posible esa razonable felicidad sea la obligada aspiración de los Gobernantes del AMB, de los municipios que la componen y de las Administraciones de la Generalitat y del Estado con las que compartimos competencias y capacidades.

Vivimos un momento en el que la posibilidad de una energía no contaminante y suficiente se ha hecho real, en la que las ciencias de la salud avanzan día a día, en el que nuevos medios de transporte colectivo e individual no contaminantes se desarrollan continuamente y vivimos también y fundamentalmente, en un mundo en el que el talento y la creatividad se han convertido en los principales creadores de riqueza.

Hemos visto que tenemos las condiciones para hacerlo, queremos hacer una pequeña aportación que estimule la volunjtad de llevar a buen fin el proyecto.

La economía del talento, el camino hacia el éxito.

Un 85% de los empleados del AMB trabajan en el sector servicios; pero según datos de la propia AMB, tan solo un 11% lo hace en el ámbito de la economía creativa.

Durante la crisis se han desarrollado nuevos modelos de negocio basados en la innovación digital y la utilización de Técnicas de Información y Comunicación (TIC) que permiten altos volúmenes de negocios y acceso a mercados lejanos con estructuras pequeñas. Compartimos con Londres, París, Berlín y Amsterdam el liderazgo de “start-ups” digitales.

La nueva sede del Barcelona Tech City en el Palau de Mar, el Distrito 22@ y los centros de investigación asociados al Barcelona Institute of Science and Technology son una muy positiva contribución al desarrollo de estas actividades. También lo es el Programa Horizonte 2020 en el área de la biomedicina.

Cuestionar la permanencia de eventos estratégicamente tan importantes como el MWC es un error

Si bien sabemos cómo hacerlo, también jugamos a menudo con la provocación y con el desplante. Cuestionamos si es o no interesante mantener el Mobile World Congress (MWC) en Barcelona, bloqueando la apertura de hoteles de lujo, mientras afirmamos querer mejorar la calidad del turismo, paralizando la instalación de una filial del Museo “Hermitage” al tiempo que queremos intensificar la vida cultural de Barcelona. Atraer talento supone eliminar barreras administrativas y utilizar los recursos de las Administraciones Públicas para facilitar la actividad generadora de riqueza.

La tradición del turismo en Barcelona

Un área en la que una actitud positiva de la Administración resulta esencial es el turismo.  Quizás algunos de nuestros gobernantes hayan olvidado que el turismo es un fenómeno relativamente antiguo en algunas zonas de Catalunya, pero muy reciente en la ciudad de Barcelona y aún más en el resto del territorio metropolitano. Sin embargo hoy el AMB recibe más de 10 millones de turistas al año, 2,7 millones de ellos cruceristas. El sector supone 120.000 trabajadores directos que atienden 30 millones de pernoctaciones al año y suponen un 12% del PIB.

Podemos  considerar que esos puestos de trabajo no son, en su mayoría altamente cualificados, pero eliminándolos  muchos pueden perderlo todo, perdiendo lo poco que tienen. Podemos considerar que el turismo tiene costes o que es necesario mejorar la calidad de nuestro turismo, pero los obstáculos administrativos no van a resolver ese problema y sí están creando una tendencia recesiva.

Barcelona es punto de encuentro de pasado, de presente y de futuro

La ciudad global es una ciudad policéntrica, multisectorial en la que la nueva economía convive con sectores tradicionales, donde las Administraciones cooperan e impulsan en lugar de combatirse y frenar el crecimiento. Uno de los sectores que parece necesario potenciar es el mundo del conocimiento. Contamos con centros de primer nivel a escala estatal, pero el marco de referencia tendría que ser mucho más amplio. En el campo del conocimiento, la colaboración entre administraciones resulta sustancial, aunque los ámbitos en que esta colaboración es más fructífera sean con frecuencia poco conocidos. El Sincrotrón Alba y el Supercomputador Mare Nostrum son claros ejemplos de ello.

En el mismo sentido merece atención especial la celebración en Barcelona del “IoT’s World Congress” (El Congreso Mundial del Internet de las Cosas : IoT) los días 16 a 18 de octubre de 2018. Es la nueva economía en estado puro y es un tren que no podemos dejar escapar en el que convergen el Blockchain de la Inteligencia Artificial y  un inmenso número de innovaciones aportadas por el uso de internet en la industria. La Fira de Barcelona sigue mostrando una importante capacidad de sintonía con el progreso y es parte del capital social de Ciudad Global Barcelona.

Una conclusión esperanzada

Con esfuerzo y fatiga hemos hecho y rehecho en ocasiones múltiples el camino que conduce a la cima. Con dolor y renuncias hemos caído en momentos de depresión económica y regresión social. Tenemos los recursos que tenemos y la capacidad para usarlos de forma eficiente.

No tiene sentido vivir en la melancolía de lo que pudo ser y no fue, ni vivir un presente “enfermos de pasado” con el resultado de hacer imposible la construcción del futuro que deseamos y que creemos merecer.

Vivimos en un mundo abierto y en pleno desarrollo de la sociedad de la información. Metrópolis Barcelona es un agente en la red nodal de ciudades, pero salimos a ese mundo abierto pidiendo que nos miren, que nos comprendan y que nos ayuden en lugar de salir a mirar, a entender y a ayudar, es decir, en lugar de aprender.

Desde Barcelona Distrito Federal seguiremos trabajando para mejorar, mediante propuestas concretas, la calidad de nuestra gobernanza y la cohesión de nuestra sociedad, ofreciendo a nuestros conciudadanos un foro de reflexión colectiva que a nadie excluya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Barcelona Districte Federal +info...
Finalidad Gestionar i moderar els teus comentaris. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.