Barcelona y Madrid, dos metrópolis distintas en su estructura de gobierno

1.- El término municipal de Madrid tiene poco más de 600 km2 y algo más de 3,2 millones de habitantes. Ambas magnitudes coinciden casi exactamente con la extensión y la población del Área Metropolitana de Barcelona, su término municipal y su población son mucho menores.

2.- Esto supone un sistema de gobernanza metropolitana muy diferente en el caso de una y otra. En Barcelona la realidad metropolitana debe gestionarse por cooperación entre municipios en un sistema que en esencia es federativo. Madrid trató de unificar su administración metropolitana y municipal.

3.- Sin embargo ni el municipio de Madrid ni el AMB comprenden sus ámbitos metropolitanos íntegramente. En Barcelona el ámbito de la Metrópolis real se puede identificar con la llamada Regió I tal como fue definida por la Ley de 2010 del Parlamento de Cataluña. Sin embargo, en 2017 el Garraf i parte de la comarca del Anoia se incorporaron a una nueva Regió del Gran Penedés.

4.- En Madrid, por encima del ámbito municipal tan solo existe la CAM que reúne las competencias de gestión del territorio y las del gobierno autonómico.

5.- En la Metrópoli Barcelona, la situación es más compleja. Por encima del ámbito municipal está la comarca, el AMB y la Diputación Provincial, antes de llegar a la Generalitat como órgano de Gobierno autonómico.

6.- Comarca, AMB y Diputación son órganos de la Administración local de elección indirecta y con competencias que en buena parte son concurrentes. La cooperación y colaboración entre administraciones se hace obligatoria, pero no siempre es fácil ni eficaz.

7.- No es fácil entender que en nuestro caso sean necesarios 3 niveles de administración local de elección indirecta y en Madrid ninguno, puesto que tanto el Municipio como la CAM son de elección directa. El resultado es que tenemos demasiadas administraciones, poca transparencia y falta de claridad respecto de las responsabilidades de cada una de ellas.

8.- Parece más lógico simplificar las administraciones intermedias. Si existe un órgano de gestión metropolitana en su ámbito territorial, no son necesarios los Consejeros comarcales y ese órgano podría fácilmente asumir sus competencias y también las de la Diputación Provincial que podría seguir activa más allá del territorio metropolitano.

9.- Un modelo como el que proponemos aprovecharía la eficacia derivada de la cooperación voluntaria entre administraciones locales, que está en la misma raíz del hecho metropolitano, y la mayor capacidad de actuación de una administración más simple y próxima a los habitantes del territorio metropolitano.

10.- También es importante considerar que de ese modo nos aproximamos a las realidades metropolitanas configuradas como Ciudad Estado (Alemania, Austria, Rusia) o como Ciudades Región (Francia, Italia, Portugal), un modelo que es apoyado por buena parte de los expertos en gobernanza.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies